Sincretismo cartográfico en las representaciones del Ecúmene medieval

Compartir:

Muchos creemos que la Edad media de la Europa que hoy llamamos occidental, marcó una total ruptura con el mundo que le antecedió, marcando una “era oscura” en el avance del conocimiento, un hiato en el desarrollo de las ciencias. Isidoro de Sevilla, Santo para los católicos, y no cualquiera: es patrono de los poetas y escritores, rompería con esta idea. No en vano pasó parte de sus años de vida (inicios del siglo VII) produciendo lo que para muchos es considerada la primera verdadera enciclopedia. Su obra titulada Etymologiae u Origines, no deja de ser un puente entre las culturas antiguas y la medieval:

“…poseyó un grande conocimiento íntimo de los poetas Griegos y Latinos. Entre todos, cita ciento cincuenta y cuatro autores entre Cristianos y paganos.” (1)

No sobra decir que Etymologiae, conformada por veinte volúmenes o libros, piedra angular de la enseñanza en escuelas medievales e inspiradora de los enciclopedistas de la revolución francesa, fue, después de la Biblia, la segunda obra más copiada y luego impresa hasta el siglo XVI (última impresión en 1529). Es un poco por este hecho que, en parangón a la wikipedia y en extensión a la Internet como fuente de información, a Isidoro también lo proponen como patrono de la Internet.

Mapa del Orbis Terrarum de Isidoro de Sevilla,
primer mapa impreso en Europa (1472)
(Figura del T en O de Isidoro de Sevilla)
Ver en web original aquí o aquí

roberto villarán cochella

Al inicio de su libro XIV, la Geografía, en de terra et partibus, comienza mostrando un mapa Orbis Terrarum (T en O), que por cerca de siete siglos será el más influyente en representaciones cartográficas y mentales de la ecúmene. Cargada de simbolismos religiosos, esta cartografía acentúa la idea que Jerusalem es el centro del mundo representado tripartidamente, con Asia en la parte superior, compartiendo la inferior Europa y África, siendo el Mediterráneo lo que divide ambos hemisferios, mar que debe su nombre a Isidoro de Sevilla (2). Pero esta forma gráfica de representación de mundo no le es original: si la comparamos con las antiguas de griegos y romanos, se hace relevante la influencia de éstas en el Orbis Terrarum. Esto evidenciaría un sincretismo cartográfico cuya influencia en la cartografía perduró hasta mediados del siglo XVIII.

Figura del mapa de Herodoto
Reconstrucción del mapa del mundo de Herodoto (S. V A.C)
Ver en sitio original aquí

Figura del mapa de Eratóstenes
Reconstrucción del mapa del mundo de Eratostenes (S. II A.C.)
Ver en sitio original aquí

Dato interesante que sustenta este sincretismo, además de la no interrupción de la evolución de un pensamiento que bien podemos llamar científico, Isidoro acepta el diámetro de la Tierra propuesto por Eratóstenes que, como sabemos, no es muy diferente al que hoy consideramos como válido: el de Eratóstenes tiene un error de tan sólo 4% respecto a las mediciones actuales.

Figura del mapa romano
Reconstrucción del mundo en tiempos romanos (S. I D.C.)
Ver en sitio original aquí

Con Isidoro de Sevilla, lo sacro y lo pagano se entrelazan para construir una visión del mundo que parte del simbólico/imaginario y busca sustento en las representaciones gráficas de lo concreto. En la modernidad, el desarrollo cartográfico invertiría este proceso de construcción: lo concreto es de donde se parte, siendo representado acuciosamente por medio de métodos cada vez más precisos, y a pesar de ello, las representaciones e interpretaciones de estas cartografías, incluidas las digitales elaboradas a partir de imágenes satelitales y SIGs, no omitirían la carga simbólica e imaginaria de su interpretación. Y es que el centro de todo esto sigue siendo lo mismo: las concepciones humanas de su existencia y sus representaciones son derivadas de ella.

Fuentes:
(1) http://www.enciclopediacatolica.com/i/isidoro.htm.
Consulta realizada el 160308.
(2) http://www.henry-davis.com/MAPS/EMwebpages/205mono.html.
Consulta efectuada el 160308.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.