La Última Thule o el Lejano Norte

Compartir:

Las referencias que tenemos sobre Thule (también: Tile, Tule, la Última Tule y variaciones) nos han llegado desde la Edad Antigua, a través de diversos documentos. Para el geógrafo griego Piteas de Massalia, Thule era el lugar más al norte del planeta, el poeta romano Virgilio menciona este lugar en su poema épico la Eneida y, años más tarde, el historiador bizantino Procopio de Cesarea la describe en “La Guerra de los Godos”. Comúnmente significa el “Norte más Lejano” o el “Lejano Norte”, ha sido asociada (por épocas) a Escandinavia, y las mentes más inquietas la relacionan con la mítica Atlántida. La Carta Marina (ver aquí), exquisito mapa realizado por el sueco Olaus Magnus, la sitúa al sur de Islandia y no tan al norte como esperaríamos. La Última Thule es un lugar imaginario, pero también una denominación genérica para nombrar algo muy lejano, y a lo largo de los siglos diversos lugares -reales o no- han tomado su nombre.

Ubicación de Thule en la
La Carta Marina, Olaus Magnus, Siglo XVI



jose barreda

Se decía que Thule era diez veces más grande que Gran Bretaña y su aire una extraña mezcla de oxigeno y agua de mar que sólo sus habitantes podían respirar sin sufrir terribles consecuencias. La tribu más difundida por la isla eran los escrifinos y su cultura muy poco sofisticada: no usaban calzado, no se dedican a actividades productivas sedentarias (agricultura o ganadería) y no tenían ni la más remota idea de la existencia del vino. Se contaba que cuando un niño nacía, lo colgaban en su cuna de un árbol, con un pedazo de médula en la boca, de esta manera la madre quedaba libre para ir a cazar. Ofrecían sacrificios humanos a los dioses.

Lo curioso es que por extrañas asociaciones místico esotéricas hechas a inicios del siglo XX por el grupo alemán liderado por el ocultista, numerólogo y alquímico Rudolf von Sebottendorff (su verdadero nombre era Adam Alfred Rudolf Glauer, aunque también usó el nombre de Erwin Torre), Thule (Sociedad de Thule) pasó a ser la denominación de este grupo germanófilo de estudios paranormales, que años más tarde daría sustento al partido Nazi. La línea que une esta septentrional isla salvaje con la Orden de los Teutones, y finalmente con el Partido Obrero Alemán, pasaba por la creencia (o más bien: deseo) de sus integrantes que la raza aria procedía de la Atlántida, es decir, de la Última Thule.

El mapa elaborado por Olaus Magnus (ver aquí) es una obra de arte y haciendo un click un su imagen lo pueden disfrutar a buena resolución.

Fragmento de
La Carta Marina, Olaus Magnus, Siglo XVI



Vínculos:
Sobre Olaus Magnus (ver aquí)
Carta marina completa (ver aquí)
Sociedad de Thule
Otras fuentes: Guía de Lugares Imaginarios (Manguel, Guadalupi)

Compartir:

2 comentarios en “La Última Thule o el Lejano Norte”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.