Jean Martin: “Architecture ou art de bien bastir” (1553)

Compartir:

La influencia de la obra del ingeniero romano Marco Vitruvio en la arquitectura europea es fundamental y en los siglos XV y XVI fue traducido a diversas lenguas vernaculares: italiano, francés, alemán e ingles. La traducción de su única obra que lo sobrevivió “De Architectura” o “Los Diez Libros de Arquitectura” al francés, corrió a cargo del traductor Jean Martin. En la biblioteca digital Gallica, entre otros muchos libros indispensables, tiene “en línea” la obra “Architecture ou art de bien bastir” con las notables ilustraciones de Jean Goujon (ver aquí).


Vitruvio probablemente sirvió como ingeniero al ejercito de Julio Cesar lo cual, se sospecha, lo llevó a conocer Hispania, el norte de África y la Galia. Fue especialista en construcción y mantenimiento de maquinaria bélica y técnico en “asedios”. Sin embargo fue principalmente reconocido como arquitecto, y aunque no han quedado huellas de sus construcciones, parte de su legado quedo a salvo gracias a su obra escrita. Su propuesta arquitectónica se basó en tres conceptos: “firmitas, utilitas, venustas” (firme, útil y  hermoso), en ese sentido exploró diversas relaciones geométricas en busca del ideal de belleza clásico. Uno de sus legados más trascendentes es el “Hombre Vitruviano”, si bien dibujado por Leonardo Da Vinci, algunas de las pautas y el concepto general son de Vitruvio.

El recorrido de la obra de Vitruvio, quince siglos después de la publicación de “Los Diez Libros de Arquitectura” es tan interesante como laberíntico. Seguir el rastro de copias de copias de copias,… con recortes y agregados, ha merecido no pocos estudios. En general se afirma que Johannes Sulpitius fue el primero en traducir su obra al italiano a fines del siglo XV, y se le atribuye al arquitecto Giocondo, a inicios del siglo XVI, la primera edición crítica y la realización de las primeras ilustraciones como complemento de su texto. Como ya hemos comentado en un post anterior (ver aquí) fue Cesariano, a fines de la segunda década de ese siglo, quien realiza la más notable adaptación de la época.

Jean Martin dedicó buena parte de su vida a la traducción de libros y puso una importante atención en los libros de arquitectura. Los detalles gráficos fueron realizadas por el arquitecto Jean Goujon. Aunque la mayor parte de ilustraciones provienen de la edición italiana de Durantino (que a su vez copia a Giocondo y a Cesariano) algunas imágenes fueron realizadas por el propio Goujon quien alcanzaría el respeto y reconocimiento por el diseño de la Fuente de los Inocentes.

Vínculos:
Biblioteca digital Gallica
Jean Martin: “Architecture ou art de bien bastir” (leer aquí)
Sobre la arquitectura de Vitruvio: Cesare Cesariano (1476/78 – 1543) (ver aquí)
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.